LUCHADORES DE PANCARTA Y LA BROCHA

En todo este tira y afloja del asunto de las pintadas, carteles, murales que se ha planteado en Zumaia como batalla política desde la izquierda abertzale y sus diversos colectivos de nombre con los mismos actores,  llama la atención el intento de usurpación de espacios públicos, privados, etc que usan "los de siempre" en forma de encarteladas, colocación de pancartas y pintadas de toda indole, mayoritariamente politicas.
Del mismo modo es curioso el intento de arrogarse la repesentatividad y el sentir de la "GENTE" de Zumaia.
No ven, está claro , la realidad más que con su prisma y sin quitarse las orejeras. 
Sí, claro, siempre tienen estimados colaboradores, casi siempre los mismos "peones negros" en todas estas dinámicas de confrontación, con la excusa que sea, ahora un cartel, luego una pintada, otro dia la incineradora, la lucha feminista mal entendida, otro día,,,lo que se les ocurra, siempre con tres objetivos:
1-tener a sus militantes activos, ¡prietas las filas!
2-darle caña al gobierno, alcalde, concejal, colectivo que no sea de su cuerda y gusto, porque no saben sino destruir, en vez de aportar en positivo. 
3-pescar incautos, indecisos, que se vean al sentirse en algunas de sus movidas un poco identificados y que les vote.

Ahora, en su lucha politica contra la decisión de limpiar y cuidar el pueblo tomada desde el Ayto, apelan al sentimiento, al buenismo, al colorin y hasta usando a los menores.

Se inventan una dinamica participativa, (de los peones de siempre) y hacen un mural con florecita y todo, en un lugar publico. Por supuesto,sin pedir permiso a nadie, claro está, y sabiendo que se lo van a borrar. 
Y ahora no queda más que...apalear al alcalde y gobierno municipal.
¡que menos ante tal ignominia!
Bajo su prisma y orejeras, ¡ancha es Castilla! y se puede hacer como, cuando y lo que sea en cualquier sitio.
Ahora es un "sentimental dibujo con flor", (hemos avanzado), antes era un GORA ETA, una diana, o lo que se terciase.

 Pues va a ser que la GENTE, la otra, la silenciosa,  está pero que muy de acuerdo, que de hacer algo, mural, poner cartel informativo o pancarta reinvindicativa, como en muchos otros aspectos de la convivencia, vecinal, municipal, etc, tendra que ser de acuerdo a uan reglas y que será decidida precisamente por quienes nos gobiernan.
Así que tomen nota los señores artistas del cartel, mural y pintada, que quieran o no, la democracia, que es el sistema que nos hemos dotado para poder conjugar diversos intereses y maneras de pensar es así. Para bien y para mal.

Casualidades que tiene la vida, un reciente caso similar lo vemos en Deba, pero esta vez al revés.
Resulta que el Ayto, que lidera un plan de embellecimiento con la participación de los ciudadanos, va y promueve un mural. 
Miren ustedes por donde, y van "los peones negros"y les boicotean la obra artistica...
Está visto que no entienden la virtud de la democracia y del respeto al discrepante, lo mismo les da.
Les dio lo mismo en epocas de violencia les da lo mismo en epocas de paz.
Al menos ahora su "lucha" se limita a una brocha y un poco de plastico, papel y cello.
En eso se han quedado.
Con la pancarta y la brocha.

Una pintada impide culminar el mural de la playa de Deba
El Ayuntamiento denuncia esta acción vandálica, que ha paralizado uno de los proyectos del plan de embellecimiento



NOTICIAS de Gipuzkoa
DEBA - El Ayuntamiento de Deba ha denunciado públicamente la “pintada con una reivindicación política” realizada la noche del pasado viernes por desconocidos en la pared que separa la principal playa del pueblo de la carretera N-634.

El muro había sido acondicionado previamente (pintado en blanco) por la asociación artística local Haitz-Haundi, para pintar un mural con motivos acuáticos.

Sin embargo, la aparición de esa pintada con el texto Freedom for the Basque Country (Libertad para Euskal Herria) ha impedido que el grupo formado por una treintena de integrantes de la citada agrupación artística haya podido culminar esa labor, enmarcada en el plan de embellecimiento que ha puesto en marcha el Ayuntamiento con el objetivo de adecentar diferentes espacios públicos del pueblo.

Según explica el alcalde debarra, Pedro Bengoetxea, las acciones del plan de embellecimiento se han abordado en varias reuniones de los departamentos municipales de Turismo y de Servicios, Obras, Mantenimiento y Medio Ambiente y el pintado del mural de la playa es una de ellas”.

En este sentido, el primer edil añade que el Ayuntamiento solicitó al colectivo Haitz-Haundi la realización del mural con motivos acuáticos y que el grupo de pintores de la asociación “se comprometió a realizar el trabajo de forma altruista”.

Pero, prosigue el primer edil, “cuando los artistas fueron a realizar su obra de arte se encontraron con que la pared había sido pintada con una reivindicación política”.

Por ese motivo, “se ha hecho parte del mural, pero la obra ha quedado incompleta porque la citada pintada con un slogan político está en el centro de la pared y estorba la finalización del trabajo artístico”.

En cualquier caso, los responsables municipales avanzan que “en los próximos días se finalizará definitivamente el mural artístico, tal y como estaba diseñado en un principio”.

Además, agradecen “el buen trabajo que han realizado desinteresadamente los miembros del colectivo Haitz-Haundi”, que está siendo alabado por el conjunto de la ciudadanía “por su espectacularidad”.

POLÉMICA CON LOS CARTELES El Ayuntamiento de Deba también ha querido denunciar la aparición en el entramado urbano de la villa de diferentes carteles en los que se acusa a los responsables municipales de eliminar pintadas y carteles de las calles por motivación política. Desde el Gobierno municipal critican la colocación de esos “carteles anónimos” en las paredes del pueblo y acusan a sus autores de esgrimir “falsedades”.

Por último, desde el Consistorio también solicitan “la colaboración y el compromiso” del conjunto de la ciudadanía “para cuidar y mantener el municipio limpio y en buenas condiciones estéticas” ya que esa labor “redunda en beneficio de todos”.

A pesar de los obstáculos, desde el Ayuntamiento han mostrado su voluntad de llevar a cabo las diferentes acciones del plan de embellecimiento, que además del mural de la playa también incluye “la colocación de flores, jardineras y arreglos de jardines” en Plaza Zaharra, Foruen plaza y Simón Berasaluze plaza.



REVISTA DE PRENSA-INCINERADORA Y SALUD

NOTICIAS DE GIPUZKOA
 IÑAKI GALDOS IRAZABAL
No que hay estar excesivamente empapado de lo que sucede en nuestro entorno para percatarse de que ha renacido con fuerza en Gipuzkoa la polémica sobre la incineradora. En efecto, se suceden durante las últimas semanas concentraciones, manifiestos, plataformas y demás, todas ellas contrarias a la construcción de tal infraestructura para la gestión de residuos urbanos. Paralelamente, la Diputación Foral y el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) comienzan a aumentar sus esfuerzos a la hora de explicar a la ciudadanía las bondades de sus planes en la materia y poner en evidencia la, en su opinión, mala gestión de los responsables políticos de la legislatura anterior. Obviamente todas estas iniciativas son legítimas, aunque tengo para mí que para gran parte de los guipuzcoanos es esta una polémica que dura demasiado y que poco pueden aportar ya unos y otros para convencer al que no han convencido ya durante los últimos lustros, tal vez décadas.

Los sectores contrarios a su construcción esgrimen una serie de argumentos de peso para oponerse a la incineradora, denominada más frecuentemente como planta de valorización energética por la otra parte, en un comprensible ejercicio eufemístico que recuerda a ciertos personajes de Quevedo que siendo barberos y boteros preferían denominarse tundidores de mejillas o sastres de vino. La dimensión de la instalación, el modelo de gestión, la falta de una perspectiva menos territorial y más global son algunas de las críticas que emergen entre los citados sectores, que son rebatidos también con razonamientos de calado por quienes ahora dirigen las instituciones competentes en la materia.

Sin embargo, es evidente que el argumento estrella de quienes se oponen a la instalación es el de la salud. El hecho de que una de sus protestas arrancara en el Oncológico, la constante mención al peligro de cáncer, la difusión de informes y noticias que dicen avalar sus tesis y el anuncio de nuevas iniciativas para denunciar los peligros de la incineradora (donde los niños y niñas están teniendo un importante protagonismo), dejan a las claras que es este el eje central de su radical oposición.

A estas alturas no creo que a nadie sorprenda que quien esto escribe apoya los esfuerzos e iniciativas del gobierno foral y el GHK para dar solución definitiva al problema de los residuos urbanos de Gipuzkoa. No es este el momento para explicar mis porqués, pero siempre me he mostrado abierto al diálogo y he escuchado y leído con atención a quienes defienden la postura contraria, en interesantes conversaciones que sigo manteniendo muy frecuentemente. Tratándose además de la salud, estimo que la atención y el respeto que debemos mostrar a la cuestión debe ser mayor. Sucede, sin embargo, que en todo este tiempo no he podido encontrarme aún con nadie que me respondiera a unas preguntas que considero tan básicas como lógicas y que en mi opinión son la prueba del algodón de la coherencia de muchos de los que, apelando a la salud de las personas, se manifiestan contra la incineradora.

Dando por hecho que se creen los datos que ellos aportan sobre los peligros de este tipo de incineradoras, uno se pregunta si el miedo a la salud es discrecional y qué sucede para que no exista movimiento alguno en nuestro territorio exigiendo el cierre inmediato de las decenas y decenas de instalaciones que objetivamente son mucho (muchísimo) más contaminantes y por lo tanto, atendiendo a su lógica, mucho más cancerígenas. El alarmismo que están creando por los supuestos males de la incineradora hace aún más incomprensible su pasividad e impasibidad hacia este hecho.

Del mismo modo, nunca he conseguido que algunas personas me expliquen cómo compatibilizan su vehemente postura antincineradora con la directísima exposición de toda su familia a las dioxinas y furanos que generan sus flamantes chimeneas de leña caseras (y sus barbacoas), en una cantidad que multiplica por mucho las emisiones de una moderna incineradora, como podrán certificar hasta los expertos que están en contra de la incineración. Por no hablar del tabaco o de nuestros afamados fuegos artificiales, emisores por excelencia de esas sustancias que, al parecer, preocupan solo de manera parcial.

Tampoco he encontrado respuesta a otro hecho que me parece cuando menos curioso. A saber, me pregunto a menudo si en Bizkaia la sensibilidad en torno a la salud de los compañeros de los partidos que en Gipuzkoa protestan con tanta fuerza es tan pequeña; por qué están tan impasibles ante una incineradora que ya está en marcha, provocando, según su verdad, cáncer a la ciudadanía. Por qué hay incluso políticos vizcaínos más preocupados por la incineradora no construida aún en Gipuzkoa que por la que tienen al lado de casa ya en marcha.

Insisto: son preguntas muy elementales, de pura lógica, pero nunca he conseguido obtener respuesta alguna. Desde el punto de vista de la defensa de la salud no creo que nadie pueda explicar este masivo ejercicio de incoherencia de personas, colectivos y partidos. Su lucha por la salud de las personas será mucho más creíble y legítima el día en que aboguen con firmeza -a pesar del coste político- por el cierre de actividades que según su propia lógica provocan más cáncer que la propia incineradora; el día en el que, por ejemplo, muchos de ellos se desprendan de sus chimeneas y barbacoas; el día en el que pidan mediante moción, manifestación o acampada -no es broma- la supresión de los fuegos artificiales de Donostia…

Pero mientras su protesta consista en esto, uno no podrá evitar el sentimiento de que lo que verdaderamente está sucediendo se enmarca en una estrategia política con otros objetivos. Que muchos de ellos, no todos, están jugando a otra cosa. Cuando se enarbola la bandera de la salud no se puede ser tan selectivo, tan parcial, tan discrecional.
EAJ-PNVk Oroimen Historikoaren Legea bete dezaten lan egingo du, gure aurrekoek egindako guztia ahaztua izan ez dadin

DEBATE EN OSOIGO

El día 13 de junio está marcado en el calendario como el día que se va a celebrar el único debate de la campaña electoral. Pero desgraciadamente vuelve a ser un debate acotado, esta vez a los 4 principales partidos, omitiendo sensibilidades y opiniones que representan un gran número de votos. No todos los ciudadanos estarán representados en el debate organizado por RTVE.

Para intentar solucionar este problema, Osoigo ha organizado un debate con 5 de los partidos que han tenido representación en el Congreso de los Diputados en las últimas 2 legislaturas y no han sido invitados al debate de la televisión pública. Quiere asi dar un espacio a las 1.7 millones de personas que votaron a uno de estos 5 partidos (ERC, CDC, PNV, EH Bildu y Geroa BAI) y no tendrán voz en el debate de RTVE.

Organizado por Osoigo
lunes, 13 junio 2016 | de 21:00 a 22:00

La política en tiempos de indignación- Daniel Innerarity

PUBLICO.-“Estoy muy irritado con la incapacidad de transformar una fuerza popular en gobierno que demostramos tras el 20-D. Yo ya no quiero llenar de ilusión Navarra o plantarle cara al PP, como he escuchado. La ilusión ya estuvo, ahora tenemos que gobernar. Y al PP -por higiene democrática, por una cuestión de justicia social- quiero sustituirlo; necesitamos que se vaya”, se justifica el filósofo que, entre máxima y reflexión, no se cansa de recordar que está en campaña.

Hace tres días, en los ratos libres que le dejaba la Universidad del País Vasco o su Instituto de Gobernanza Democrática, Daniel Innerarity (Bilbao, 1959) cuidaba de sus dos adolescentes, sus flores, sus gallinas y sus libros en un pueblecito de la montaña navarra. Hoy este highlander ibérico de apellido escocés –“vengo de una familia hecha de muchos sedimentos”, explica- es un Braveheart, cabeza de lista por Geroa Bai, entusiasmado con la posibilidad de llevar “una nueva lógica” al Congreso.
“Mi candidatura no lo es al uso. Yo no puedo ir al Parlamento a dar clases, tengo que aprender”, dice modesto el catedrático de Filosofía Política, formado en Alemania con la prestigiosa beca de la Fundación Alexander von Humboldt durante los días de la caída del Muro de Berlín. Pero añade el candidato a continuación: “Es importante la aportación de las ideas, la reflexión. Los debates que tenemos ahora en España son muy cutres, sin sutilezas; manejan conceptos decimonónicos. ¿Cómo nos vamos a entender sobre la cuestión territorial si pensamos en la soberanía en los términos de Carl Schmitt? Eso ya no funciona así”.



“Los agentes políticos están cómodos con los guiones habituales: el ‘quítate tú para ponerme yo’. Es un mundo de lenguaje acartonado”

Porque a Innerarity ya se le ha quedado vieja hasta la nueva política. “Mi futuro dependerá de los navarros y de las navarras”, dice. Vuelve a meter la cuña electoral en la esperanza de posponer cuatro años más su gran proyecto: una Teoría de la democracia compleja, que explica: “Casi todos los conceptos políticos, de democracia y de gobierno, proceden de épocas en las que había sociedades relativamente sencillas. ‘Representación’, ‘soberanía’, ‘división de poderes’, ‘territorio’, ‘participación’ son términos que, con el cambio brutal de la sociedad en los últimos dos siglos, ya no valen;no son los suficientemente complejos para un tipo de realidad que los desborda por todos los lados”.

La teoría comenzó a gestarse en 2002 con su primer libro de filosofía política, La transformación de la política, que le procuró el Premio Nacional de Ensayo. Y reaparece en el último, La política en tiempos de indignación, en el que calibra el valor y las limitaciones de los movimientos y los partidos surgidos de la crisis y la indignación. Un ensayo al que, quizás, habría que añadir el capítulo de los meses tras el 20-D, “que me han parecido penosos”, se reconoce Innerarity entre el 82% de los españoles hartos con la situación, según el CIS.

“Los agentes políticos están cómodos con los guiones habituales: el ‘quítate tú para ponerme yo’, el ‘y tú más’... Es un mundo de lenguaje acartonado que ha generado desconfianza. Para recuperarla, lo primero es decir cosas que la gente entienda -la política tiene que volver a ser algo comprensible, inteligible- que no las simplezas que se dicen ahora como si fuéramos tontos. La ciudadanía acepta más verdad de la que estamos dispuestos a darle”, asegura.

Y echa mano de la memoria para explicarlo con una anécdota: “Un día Pasqual Maragall, con quien tuve cierta amistad, me recordó una frase de su hermano Ernest: ‘La política ha dejado de ser la cosa más interesante del mundo. Y lo malo es que la gente se ha dado cuenta’. Aquella frase me golpeó. Soy de una generación que sale del franquismo con una política que lo podía todo. Después he vivido todas las fases: el combate, el desencanto…Estamos en un momento en el que los recursos cívicos, que tienen que estar al servicio de transformaciones sociales y políticas, están totalmente malogrados”.

“La cita del siglo XXI será una cita en la que el Estado nacional no va a ser protagonista”

Del final del franquismo, del año de la muerte del dictador, le viene a Innerarity el sentimiento nacionalista, no de cuna, sino por reacción. “Tiene que ver con mi año de instituto en San Sebastián, en el que tuve como compañero –y muy buena relación- con Gregorio Ordóñez. El ambiente, la efervescencia… a algo te tenías que sumar”. Él eligió un nacionalismo que hoy va mucho más allá de la reivindicación de soberanía y poco tiene que ver con la del estado propio.

“Yo no quiero ser como España. No quiero un estado con soberanía, territorio delimitado. Porque eso sería llegar tarde a esa cita con la historia y yo ya estoy pensando en la siguiente. No quiero que los navarros o vascos recuperemos el tiempo perdido porque no tuvimos un Estado. La cita del siglo XXI será una cita en la que el Estado nacional no va a ser protagonista. Para qué perder el tiempo tratando de ser como los españoles cuando podemos ser algo más innovador. Pretender que el derecho administrativo te dé la razón en el siglo XXI es una torpeza. Lo que tiene que darte la razón es la gente, la cultura, la internacionalización”.


Con su mirada globalizadora, que desarrolla en el ensayo "Un mundo de todos y de nadie", el bilbaíno pone otro ejemplo de la insuficiencia del Estado como instrumento para resolver micro y macroproblemas: la crisis de los refugiados. “En Navarra, como en otros muchos lugares, hay un programa para acogerlos; lo que no hay es refugiados. Y la culpa es del Estado español. De un lado un ministro dice que tendríamos que tirar cohetes porque tenemos una recuperación sideral. Otro asegura que hay mucho paro y que no hay sitio para tantos. ¿En qué quedamos? Este es otro de los motivos –y vuelve a aparecer el candidato en campaña electoral- para cambiar el Gobierno de España y que, en temas urgentes como este, pegue un giro radical”.

En tono analítico, aventura Daniel Innerarity que “si haysorpasso, habrá gobierno de Rajoy con la abstención de los socialistas, que, antes de pegarse un tiro en la cabeza, se lo pegarán en el pie”. Así que, mitinero, concluye una hora larga de conversación pidiendo el voto para Geroa Bai, “no porque un escaño vaya a hacer mucho, sino porque el voto de Geroa será un voto para el cambio”. No asoma a su cara rictus de arrepentimiento cuando se le recuerda la posible mudanza a Madrid desde su montaña navarra, sus gallinas, sus flores y sus libros. Tan sólo responde socarrón: “Si no salgo el 26-J, no haré como Vargas Llosa. No diré: ‘El pueblo de Navarra quiere que siga siendo filósofo’. Diré: ‘El pueblo de Navarra no quiere que sea diputado” .

EAJ PNVren hauteskunde ekitaldien laburpena - Ekainak 12



AGENDA



ARANTZA TAPIA - BERANDU BAINO LEHEN ETB1

Turismoak euskal ekonomian duen pisuari erreferentzia eginez, 'Ocho Apellidos Vascos' filmeko San Telmo baselizan izan dira Etxegoien eta Tapia ikasketei, turismoari eta frackingari buruz hizketan.

VIA JON URBIETA
Arantza Tapia, Ekonomiaren Garapen eta Lehiakortasunerako sailburu zumaiarra elkarrizketatu zuen Fermin Etxegoienen ETB1eko 2016 ekainaren 8an emitituriko "Berandu baino lehen" saioan.

#LehenikEuskadi

Ya está activa la web de campaña. Consulta el programa, conoce a los candidatos y las candidatas, repasa la agenda y lee las propuestas que marcan la diferencia. ‪#‎LehenikEuskadi‬


www.eaj-pnv.eus
Unidos/Bildu Podemos. La demagogia continua.



De un tiempo a esta parte vemos que EH Bildu vuelve a tratar de meter el tema de la gestión de los residuos, en concreto la planta de valorización energética, o incineradora, en la agenda guipuzcoana.

Vuelven a caer en el mismo error de siempre, el de confundir intereses/necesidades partidistas con las necesidades de los guipuzcoanos, pero es costumbre de la casa que los más radicales acaben imponiendo su criterio. Y esta vez con el inestimable (e interesado) acompañamiento de Podemos.

Lo de Podemos ya no es novedad. Nos pilla avisados. Ya lo decía Joseba Egibar: “Podemos es un gran buque, pero con mucha bandera de conveniencia. Si va a arribar a un puerto, toca derecho a decidir. Si no, se saca otra bandera. Y todo se decide desde determinado sitio”. Pues en el puerto de Gipuzkoa, su bandera de conveniencia son las basuras.

Podemos, en su programa para las elecciones forales de 2015, hace escasamente un año, reafirmaba la jerarquía de la Directiva Marco Europea en la gestión de Residuos: Prevención-Reducción/Reciclado/Valorización/Eliminación, y ponía negro sobre blanco que “La recuperación de energía se limitará a los materiales no reciclables, se habrá eliminado prácticamente la descarga en vertederos Este marco vincula y orienta sobre el enfoque que debería tomar la política foral de gestión de los residuos” y que “nuestra política de gestión de residuos buscará minimizar la incineración y el vertido (con el objetivo a medio plazo de ningún vertido, según la visión de Residuo Cero) a través de una combinación de altos porcentajes de reciclado, reutilización y compostaje. Hasta lograr su total desaparición, tanto la incineración como el depósito en vertederos de los residuos urbanos han de considerarse en el lugar que le corresponde en la jerarquía de gestión de residuos; es decir, siempre por detrás de la prevención, la preparación para la reutilización y el reciclado.”

Eso es, señoras y señores de Podemos, el PIGRUG y su actualización aprobado en Juntas Generales con rango de Norma Foral allá por 2008.

En lo que respecta a EH Bildu, sigue en sus trece. No es que no se haya movido un ápice desde sus planteamientos de Puerta a Puerta/Vertedero para evitar la incineración, sino que (es lo que ocurre cuando se tienen responsabilidades de Gobierno sin hoja de ruta definida) ha demostrado durante la pasada legislatura su incapacidad de solucionar los problemas de los guipuzcoanos. Su “capacidad”, más bien al contrario, la ha demostrado rompiendo acuerdos mayoritarios e imponiendo su voluntad de clara carga demagógica. Ha demostrado con hechos lo que sabe hacer: destruir.

Los acuerdos democráticos y mayoritarios vigentes, a lo largo de las custro últimas legislaturas, siguen vigentes. Que la incineración es la única solución final a la gestión de los residuos no está en cuestión.

El propio Juan Carlos Alduntzin, diputado foral de Medio Ambiente de Bildu la pasada legislatura, lo decía en una entrevista. Perlas como “«La incineradora no es mala en sí, pero obstaculiza el objetivo principal, el reciclaje» o “No me habrá oído decir nunca que sea tóxica” desenmascaran a la izquierda abertzale.

Un informe de la Universidad de Carlos III es todo lo que presenta Bildu para avisar de los riesgos de la incineración. Haciendo caso omiso de informes de la propia Organización Mundial de la Salud, de Osakidetza, de la UPV, de los Verdes alemanes, de estudios toxicológicos, de …

Nada ha cambiado en los últimos años, desde que se aprobó la Norma Foral. No al menos para mejor.

Las infraestructuras, que debían estar operativas en 2014 si se hubiese respetado la voluntad democrática mayoritaria por parte de Bildu, y la falta de vertederos obliga a buscar soluciones transitorias urgentes.

Al, por parte de Bildu, “conmigo o contra mí” se unen los sabotajes, volviendo a tiempos pasados, y el viraje, el cambio de bandera a conveniencia, de Podemos con dos claros objetivos: el férreo marcaje mutuo al que se están sometiendo en la agitación y propaganda, y el desgaste al que quieren someter al PNV so pretexto de una supuesta mayoría democrática y social que los guipuzcoanos no les han otorgado.

Unidos estarán Bildu y Podemos en el “anti”. Pero lo que está claro es que siguen sin tener una solución al problema, en vías de solución, de los residuos guipuzcoanos.

ALAI AUZOKO ‪JAIAK‬


¿QUO VADIS PODEMOS EUSKADI?. EL DERECHO A DECIDIR DE PODEMOS EUSKADI ES DE JUGUETE

Por Orain
No, no somos nosotros. No existe en nuestro ADN ningún tipo de obsesión, ni fijación por derrumbar los cimientos de Podemos Euskadi. De hecho, en su esencia, o por lo menos en la de su creador, nos parecen más necesarios, y menos lesivos que los grandes partidos españoles que campean por el
actual panorama político estatal.

Pero es que son ellos mismos los que se están encargando de no respetar su esencia. Esa esencia que les había convertido en una pequeña esperanza a nuestros deseos, ya que suponían una posibilidad de romper el eterno bloqueo con al que tanto PP, como PSOE, nos han sometido desde la transición. Del Euskadi es una CC.AA más, al Euskadi es una nación. No era mal plan.

Pero hablamos en pasado. Porque la realidad de Podemos, sobre todo Euskadi, es otra. Y ya están enseñando la patita. Más bien, siguen haciéndolo.

Primero se rieron del nacionalismo vasco cuando celebraron el Aberri Eguna, día de la Patria Vasca, sin considerarla como su única patria. Si, se rieron, porque lo que hicieron fue una falta de respeto por el trabajo, esfuerzo, y sufrimiento de nuestros mayores, que, no en vano, han sido quienes nos han traído hasta aquí. Después, se ponen sus camisetas y pegatinas reivindicativas de apoyo a la ACB de Sestao, sin presentar ningún plan, ni solución, para desbloquear la situación. Se siguen riendo, esta vez, de miles de trabajadores que están viviendo una inquietante situación con su porvenir en juego.

Y ahora, tras vendernos hasta la saciedad, tanto a catalanes, como a vascos, su “firme” apuesta por el “derecho a decidir” de los pueblos, Podemos Euskadi, por ordeno y mando de Nagua Alba y Eduardo Maura, prohíben a sus cargos participar en las consultas impulsadas por Gure Esku Dago que van a celebrarse este domingo en 34 localidades del Euskadi.

Si, han leído bien. Podemos Euskadi rechaza y se opone al derecho y la capacidad que le corresponden a la ciudadanía de Euskal Herria de decidir sobre su futuro, de que sea consultada y de que sea respetada su voluntad libre y democráticamente expresada. ¿Sorpresa?

Para nosotros, no. Ni nos extraña, ni nos sorprende. Ya renunciaron al derecho a decidir de Catalunya a las primeras de cambio cuando negociaban con Pedro Sánchez los sillones que iban a ocupar en el Congreso de los Diputados tras el 20-D, y ahora, en Euskadi, y a menos de 20 días de la repetición de las Elecciones Generales, lo vuelven a hacer. Vuelven a pisotear sus propios mensajes. Su supuesto ADN. Y vuelven a jugar con la ilusión de miles de vascos que les han votado, y les iban a votar porque creían que la posibilidad real de poder decidir su futuro pasaba por la fortaleza de Podemos en el Gobierno de Madrid.

Y es que si no apoyan un acto “simbólico” por el derecho a decidir, ¿cómo vamos a esperar que apoyen o promuevan que se celebre una consulta legal para que los vascos y las vascas decidamos qué queremos para nuestro futuro?

Se les va la fuerza por la boca. Son como todos los demás. Euskadi les importa un carajo. Y lo que es peor. El que se auto-denomina el partido de las personas, el que promueve la inclusión de los ciudadanos en los órganos de poder para fiscalizar sus decisiones, el supuesto partido de la participación ciudadana, es capaz de rechazar que se consulte a la ciudadanía, que es lo que va a hacer mañana Gure Esku Dago, siendo cualquier tipo de consulta, la máxima expresión de la democracia.

Y además lo hacen bajo términos como “rechazo” o “prohibición”, términos bastante rancios, y que recuerdan a épocas pasadas de infausto recuerdo. Si, a esas. A las anteriores a 1977.

¿Quo vadis, Podemos Euskadi?

GURE IZAERAREN ISPILU

2016, Agirre lehendakariaren ekarpena gogoratzeko urtea. eitb.eus. Jose Antonio Agirrek gidatutako
Eusko Jaurlaritzatik 80 urte beteko diren ... beteko dira lehenengo Eusko Jaurlaritza osatu zenetik,eta EiTBk “Gure izaeraren ispilu” izeneko.